Los estilos de crianza

Este artículo fue traducido y adaptado culturalmente por Patricia Pedraza, Dr. Javiera Monardez Popelka y Dr. Maria Veronica Svetaz.

Si tiene o está a cargo de adolescentes, habrá momentos en los que sentirá que está jugando al tira y afloja. ¿Cómo dejar que los adolescentes se vuelvan más independientes y tomen el control de sus vidas cuando eso podría significar que tomen decisiones con las que usted no está de acuerdo? si es demasiado autoritario o controlador, ¿puede que se alejen de usted y en el futuro lo rechacen? Tal vez le ha pasado que ignora un pequeño problema, con la esperanza de que no se agrande. O se ha preguntado qué hizo exactamente para que se sientan tan avergonzados cuando están en público. La vida con adolescentes está repleta de altos y bajos. Sin embargo, hay muchas maneras en que se puede contribuir a que los adolescentes tengan una sensación de control. Preguntémonos: ¿Qué tan controladores somos? Así, nos daremos cuenta de nuestro estilo de crianza. Pensemos qué ha estado funcionando y qué no. La autorreflexión y los posibles cambios en nuestras propias acciones son más efectivas y llevan a un mayor equilibrio en la crianza de los adolescentes.

¿Cuál es su estilo de crianza?

Muchas veces, los padres provienen de diferentes culturas y tienen diferentes sistemas de valores. Estas influencias, junto con las experiencias pasadas, son lo que probablemente ha influenciado su estilo de crianza. Mientras trabaja para lograr su propio equilibrio como padre o madre, es importante que conozca los cuatro estilos de crianza. Es probable que se sienta identificado con uno de ellos. Sin embargo, también puede descubrir que dependiendo de los adolescentes, del día y de la situación, su estilo puede cambiar.

  • El estilo autoritario: Para un padre o madre estilo autoritario, lo que se dice se hace. Quienes viven bajo su techo tienen que seguir sus reglas. Es la autoridad máxima y no permite que su adolescente cuestione su autoridad. Su palabra es la ley… Podría decir: “Harás lo que yo te diga. ¿Por qué? ¡Porque lo digo yo!”
  • El estilo permisivo: Un padre o madre estilo permisivo puede involucrarse y ser cariñoso con sus adolescentes pero, en lugar de establecer límites, los trata como pares. Es posible que le preocupe que el hacer cumplir los límites provoque conflictos o que si llegan a tener un conflicto, su adolescente lo deje de querer. Entonces, permiten que sus adolescentes tomen decisiones sin fijar límites claros y cruzan los dedos esperando que hagan lo correcto. Un padre o madre de estilo permisivo diría: “Realmente me gusta que pienses en mí como un amigo y que te sientas cómodo acudiendo a mí. Lo pasaremos bien juntos y confío que así tomarás la mejor decisión”.
  • El estilo desconectado o ausente: “No tengo tiempo. Estoy muy ocupado. Tengo que trabajar para poder darles todo lo que necesitan.” En lugar de vigilar de cerca dónde están sus adolescentes, con quién están y qué están haciendo, los padres o madres de estilo desconectado generalmente tienen otras cosas que ocupan su tiempo. A menos que los jóvenes estén en problemas, o en peligro, este no interviene. En general, este tipo de padre no cree que tenga mucha influencia sobre sus adolescentes. “Harán lo que quieran sin importar lo que yo diga”. Pero cuando ocurren problemas importantes, es posible que de repente comiencen a poner reglas y castigos enviando así mensajes contradictorios a los adolescentes. Un padre o madre de estilo desconectado podría decir: “Los jóvenes son jóvenes. Sólo si se meten en problemas serios, me involucraré”.

Y luego está:

  • El estilo equilibrado: Este padre o madre brinda mucho amor y apoyo. Tiene expectativas altas, alienta las conductas respetuosas y establece límites sensatos para sus adolescentes. Existe una comunicación abierta y honesta de ambos lados. Este padre o madre desea que sus adolescentes tomen sus propias decisiones y sean independientes. Les otorga libertad para que expresen sus propias creencias. Sin embargo, cuando surgen problemas graves, interviene y decide. Ofrece un balance entre apoyo, ánimo, calidez y participación, pero no duda en hacerse cargo cuando la situación lo requiere.  Una madre equilibrada podría decir: “Te quiero. No soy tu amiga, soy tu madre, y eso es aún mejor. Voy a dejar que cometas tus errores, pero en las cosas que puedan afectar tu seguridad o que estén en contra de nuestros valores, harás lo que yo diga”.

Hacer ajustes si es necesario

Ahora que ha leído acerca de estos diferentes estilos de crianza, pregúntese con cuál se siente más identificado. Si se siente más alineado con los estilos de crianza autoritarios, permisivos o desconectados, lo alentamos a cambiar hacia el estilo equilibrado. ¿Por qué lo sugerimos? Porque el resultado es criar adolescentes exitosos, felices y saludables. 

Resultados de una crianza equilibrada

Sabemos que la crianza equilibrada funciona. Numerosos estudios realizados por expertos durante varias décadas, demuestran que a los adolescentes de padres que usan un estilo de crianza equilibrado les va mejor. Entre otros descubrimientos, los estudios muestran lo siguiente:

  • Mejor rendimiento escolar y éxito académico
  • Autoestima más alta y menos ansiedad y depresión
  • Más resiliencia
  • Menos consumo de drogas y alcohol
  • Retraso en la actividad sexual y eventualmente, sexo más seguro
  • Menos violencia
  • Menos acoso (“bullying)
  • Más precaución al conducir

Los adolescentes de padres y madres de estilo equilibrado tienden a ser más saludables y a adaptarse mejor. Los beneficios de este tipo de crianza son duraderos. 

Los adolescentes de padres y madres de estilo equilibrado tienden a ser más saludables y a adaptarse mejor.

Cómo reaccionan los adolescentes a los diferentes estilos de crianza

Los adolescentes con padres y madres de estilo autoritario pueden escuchar y obedecer hasta cierto punto. Cuando se hartan, pueden rebelarse. Si no son del tipo rebelde, es posible que se sientan impotentes por no poder tomar sus propias decisiones y hacer sus elecciones. Podrían quedarse con la necesidad de ser controlados por otros, incluso cuando lleguen a la vida adulta.

Los adolescentes criados en un hogar permisivo pueden saber que son amados pero anhelan los límites. Pueden estar constantemente preocupados por tomar decisiones equivocadas y decepcionar a sus padres o madres, o pueden tener remordimientos.

Los adolescentes que crecen con padres o madres de estilo desconectado podrían acabar en los peores escenarios. Es posible que los adolescentes no entiendan la complejidad de la vida de sus padres y madres y a qué se dedican cuando no están con ellos. Es poco probable que interpreten el hecho de darles libertad como una señal de confianza hacia ellos. De hecho, es posible que se sientan marginados, ignorados o, incluso, abandonados, y por ende pueden hacer cosas para llamar su atención. Eso podría incluir conductas preocupantes o ir a extremos peligrosos para que les presten atención.

Cómo funciona la crianza equilibrada

Mostrar amor y cariño hacia sus adolescentes y mantenerse involucrado en sus vidas probablemente hará que se muestren más abiertos a recibir sus consejos. Brindarles estructura poniéndoles límites y dejar que experimenten las consecuencias de sus actos ayuda a los adolescentes a aprender a tomar buenas decisiones. Mantener líneas abiertas de comunicación de ambos lados, les da la oportunidad a los jóvenes de desarrollar las habilidades que necesitan para tener éxito fuera del entorno familiar. 

Dar y recibir

Preste atención y busque oportunidades que permitan que los adolescentes sean más independientes. Sea cálido, amoroso e involúcrese, pero establezca límites claros y haga que estos se cumplan. El respeto entre usted y su adolescente ayudará a que ellos puedan aprender a tomar buenas decisiones siguiendo sus consejos.

Comprender qué es lo mejor para SU adolescente

Es tan común poner en el mismo saco a todos los adolescentes, que a veces es fácil olvidar que cada uno es diferente. Fíjese qué funciona mejor con su adolescente en particular. Por ejemplo, ¿su adolescente necesita más o menos disciplina que otros? ¿Su adolescente trabaja mejor con más estructura y un calendario que seguir o simplemente quiere hacer las cosas justo antes de la fecha límite establecida? Cada situación también es diferente. Las amistades, la escuela, las actividades favoritas y las circunstancias están en constante cambio. Si surgen nuevos riesgos, no los pierda de vista. Si está preocupado, dígale a su adolescente por qué. Tal vez esté criando a su jóven en un entorno en el que necesita aprender cómo mantenerse seguro. Puede ser un padre o madre “exigente y a la vez cálido/a”, que establece reglas o límites firmes, pero también explica las razones detrás de sus decisiones y se comunica abiertamente. Si bien los adolescentes pueden decir que no quieren hablar de ciertos temas, es importante mantener abiertas las líneas de comunicación. Todo esto se trata de ser un padre receptivo: ser flexible para satisfacer las necesidades particulares de sus adolescentes. 

Y finalmente…

Hay tres puntos clave que esperamos que tenga en cuenta:

  • Todos queremos a nuestros adolescentes. Los protegemos mejor cuando saben que son amados. Las palabras importan.
  • Todos deseamos proteger a nuestros jóvenes. Debemos monitorearlos para asegurarnos de que se mantengan dentro de los límites morales y seguros. Los adolescentes hacen más caso a nuestras reglas cuando entienden por qué existen.
  • Todos tenemos que adaptar el enfoque y estilo de crianza cuando llega la adolescencia. Parte de ese cambio es tratar de ser como un entrenador o COACH de su adolescente. Así tendrá otra perspectiva de las situaciones y podrá poner en práctica una crianza equilibrada y una disciplina efectiva. 

Aprender a equilibrar el amor con las reglas permite que nuestros adolescentes crezcan saludables y que se fortalezcan las relaciones familiares.

About Eden Pontz

Eden Pontz is Executive Producer and Director of Digital Content for CPTC. She oversees digital media content development and production for Parentandteen.com. She also writes, copyedits, and produces articles, podcasts, and videos for the site. Her pieces cover a range of topics including teen development, peer pressure, and mentoring. Eden brings years of experience as a former Executive Producer of Newsgathering at CNN, as well as a field producer, writer, and reporter for CNN and other news organizations.

Read more articles by this author

Get our weekly newsletter for practical tips to strengthen family connections.